jueves, 27 de noviembre de 2008

¡Qué tiempos los de los aztecas!

From Wikipedia, the free encyclopedia
Pues bien, resulta que al pequeño P en el colegio le encargaron presentar, junto con otros 3 compañeros una "conferencia" sobre los Aztecas. Cada uno debía escoger un tema y exponerlo ante el resto (de los trogloditas). Como soy una madre a la antigüita que piensa que el mundo ya existía antes de Wikipedia, nos dimos a la tarea de buscar material interesante en libros de historia, enciclopedias y revistas de arqueología, que es una de mis pasiones. Pues bien, encontramos una joya, el Códice Mendoza, documento preparado en la primera mitad del siglo XVI por anónimos artistas aztecas y llamado así en honor al 1er Virrey de la Nueva España, quien lo solicitó. El Códice habla, entre otras cosas, de la sociedad, de la educación y los castigos impuestos a los niños. Aquí fue donde mi unigénito se interesó. Castigos del tipo espartano, como buena sociedad guerrera que era la azteca: a los niños desobedientes, a los 9 años, les pinchaban con espinas de maguey. A los 11 años les hacían aspirar el humo del chile y a los 12, los desnudaban, los ataban de pies y manos y los dejaban así un día entero. ¡Esos sí eran castigos! No como los de ahora tipo "Esta semana no hay derecho a televisión" o "A dormir temprano y sin postre", etc. etc. ¿Qué madre no ha tenido en ocasiones instintos asesinos cuando su vástago decide seguir despierto a la medianoche en noches ya agendadas como noches para la pareja? ¿o cuando decide que los guantes de cashmere carísimo no son "cool" y mejor hay que cortarles los dedos para que se vean como los de Harry Potter jugando Quidditch? Grrr. Esos aztecas sí que sabían de educación y no se andaban conque los derechos de los niños y que mejor explícales y no les pongas una mano encima y blá blá blá.
Por cierto, la conferencia fue un éxito rotundo. Claro, el único cuestionado fue el pequeño P, con preguntas del tipo: ¿Y en "aquellas" partes también les pinchaban con espinas?" o "¿No podían negociar los castigos?" o "¿Qué pasaba si se escapaban para evitar el castigo", etc. etc. Aclaremos que la clase de mi pequeño se compone de 19 varones (machines) y 3 niñas. De ahí el tipo de preguntas.

Colofón: Cuenta la nana de P, que proviene de un pueblo del Estado de México que en su infancia tanto su padre como su maestro de escuela le aplicaba el castigo de las espinas de maguey!!!!! Sí, ataban esas espinas a un palo de escoba y con eso el maestro los pinchaba desde su escritorio cuando estaban hablando en clase o el padre lo hacía cuando llegaban a casa con una mala calificación o un reporte. ¿¿¿¿¿Qué tal??? 500 años después seguimos iguales. Bueno, en los castigos. Si siguiéramos igual de conquistadores que los aztecas ya no existiría Bush ni habría crisis y los billetes serían barras de cacao. Lástima.

Por cierto, el original del Códice Mendoza está bien resguardadito en lo oscurito de la Universidad de Oxford... ¡me lleva! A ver, otro valiente mexicano que se lo regrese a México, por favor!!!!!!

11 comentarios:

La Vampi dijo...

Uuuuu mi Darth, estás hablando con la que iba a estudiar Botánica y se cayó antes en el Diseño... hay alcatraces hasta morados! Si de algo sé son de plantas jejeje!

Y sí están re variados allá en Lomas Verdes, es donde está el Burger King, te metes al estacionamiento y la tienda está atrás a mano izquierda y se llama La Pesadilla.

BTW, mañana es Black Friday en Apple online y México ya entra por primera vez. Creo que los iPhones van a entrar, y si no, por lo menos ve las rebajas, a la mejor algo se te antojará.

Luc dijo...

Muy interesante reflexión. Me quedon con tres buenas impresiones:

- la crítica del castigo físico y la triste vigencia del mismo,

- la sugerencia del pequeño P. de negociar los castigos,

- la defensa de la propia cultura y la recuperación del patrimonio cultural saqueado.

Un beso.

Detective en apuros dijo...

Qué ganas de volver a leer Azteca. Estos aztecas están majaretas.

Latamoderna dijo...

Jjajaja, me gustaría viajar en el tiempo para poder ver todo eso.

La mejor parte fue cuando el pequeño P pidió sus guantes a lo Harry Potter. Lo siento, habría hecho lo mismo yo (jajaja, por eso me los compro sin deditos y de a 45 en los puestos del centro de Querétaro... anota el tip). je.

cacho de pan dijo...

espinas de maguey...hummm, no sé si las conseguiré por aquí...
eso es educación y no la que se imparte en Oxford!
O será que en Oxford aprenden de ese Códice?

Anónimo dijo...

Con una madre amante de la buena cocina...
¿Porqué no hablaron de la auténtica receta del Potzolli, ese que se hacía cociendo maíz y chile y los cuerpos de los guerreros enemigos después de haber sido ofrecidos a Huitzilopochtli?
Una vez se me ocurrió hablarles de esa receta a mis hijos y éstos la comunicaron a sus maestros...
Excuso decirte los comentarios recibidos.
¿Sabes porqué se reniega del pasado antropofágico de los aztecas?
Saludos.
LAP

Walter L. Doti dijo...

¿Por qué existirá esa extraña tendencia de creer que todo lo que hacían los pueblos antiguos encerraba una profunda sabiduría? La mayoría de las veces, como se observa, los humanos antiguos eran demasiado humanos.

Darth Tater dijo...

Vampi,

Pues mi jardinera con alcatraces sigue floreando... ¡está hermosa! Y yo sigo sin haber visto en mi vida más que alcatraces blancos...
Gracias por la dirección de la tienda de disfraces, algún día, cuando Marcelo desbloquee la ciudad, me lanzaré desde mi cueva del desierto...
En cuanto al Black Friday de Apple online, puro cuento, las ofertas eran de puras cosas que ni al caso, y de IPhones cero. Creo que Telcel lo tiene copado.
Gracias de todos modos.

Darth Tater dijo...

Luc,

Gracias por tu interés. Por cierto, si vieras los niños de ahora cómo intentan negociar los castigos, los premios, las llegadas tarde... increíble.

Detective,

¡Bravo! ¿dónde andabas? Yo no he leído Azteca... ¿qué significa majaretas?

Latita,

Ejem... mi padre, mi marido y mi jefe están en contra de comprar en puestos... que porque no pagan impuestos... yo no sé, pero en realidad en los puestos sólo me detengo a comer!!!!
Un beso y gracias por pasar por aquí.

Darth Tater dijo...

Cacho,

Si las fotos manchegas que he visto son ciertas y no truqueadas, supongo que por ahí puedes conseguir algunas espinas de maguey... claro, está un poco lejos de Barcelona...
Por otro lado, no estoy segura de que en Oxford aprecien tanto ese documento...

LAP,

Como que se amarga el pozole con esa carne, no? De la antropofagia no me sorprendo pero sí de la cerrazón de los maestros de tus hijos... ¿estás convencido de haberlos enviado a la escuela correcta?

Walter,

Sí, verdad? ¡Nada más sabio que torturar a los niños! Y bueno, ese pasado guerrero que tenemos no nos ha servido de mucho contra nuestro vecino del norte...

Ingrid dijo...

Jejejeje, qué bueno que además de wikipedia y esas cosas, también utilizas otras fuentes, que siempre ayudan.
Qué miedo de los castigos, una razón extra para no tener hijos... pero me has dado la idea para un post, espero no olvidarla. :)