domingo, 23 de noviembre de 2008

Pequeñas cosas

Es difícil resistirse a leer obsesivamente noticias sobre el desarrollo de la crisis financiera mundial. Son noticias desalentadoras y muchas veces con poca, muy poca información dura y mucha especulación. Todos hablan de tiempos difíciles y pocos dan herramientas para enfrentar la crisis más allá del consabido "ahorre, esconda sus tarjetas de crédito, cuide su trabajo". No es fácil pues sustraerse a este bombardeo de información y desazón. ¿Qué hacer entonces? Supongo que trabajar, apreciar las cosas buenas de la vida que ya tenemos y esperar tiempos mejores. En mi caso los abrazos de mis hombres, los resultados positivos de mis exámenes clínicos, mis clases de tenis del fin de semana, las reuniones con amigos que me aprecian, la luna de invierno, el sabor de las salsas picantes de Soco, los tacos de mixiote del tianguis de los jueves, Jairo Calixto y su columna en Milenio, los alcatraces que florean en mi jardinera, el aroma del café de cada mañana, mis botines de tacón nuevos, la lectura de mis blogs favoritos, mi pluma fuente de punto extrafino y mi Moleskine... todo éso, pequeñas cosas, frivolidades, me hacen la crisis más llevadera.

5 comentarios:

Daniel Rico dijo...

Querida Darth.

Que bueno que tengas tantas cosas que te mitiguen la insertidumbre.

Yo creo que esta es una crisis como todas las demas, salvo que la sirculacion de los discursos que la tienen como tema se ha unido con las posibilidades exponenciales de la comunicacion digital para potenciarla. Pasara, como pasaron todas las demas y como pasaran las que vengan. Hasta que llegue el meteorito y nos borre del todo.

Mientras tanto, saquemos pecho, metamos panza, y siga la fiesta.

Un gran abrazo.

Walter L. Doti dijo...

Habría que pensar de qué modo sacarle partido a la crisis. Hay quienes se vuelven millonarios vendiendo ataúdes después del Tsunami. ¿Un libro sobre qué hacer ante la crisis? Se podrían hacer millones con los últimos cien pesos de miles de personas. ¡Ja!

el objeto a dijo...

hola Darth Tater! gracias por tu amable visita por mi casa-china,
tú también estás en Méjico, como Odette!!(bueno, ella "estaba")

Me gusta tu alegría y tu humor, he estado leyendo tu post japonés de agosto, yo también sueño con dos años sabáticos japonenes y también me he sentido más cerca de tu narizuda de mármol (bellísima) que de Heidi klum,

¿qué tal tu madre en China?

La Vampi dijo...

De qué color son los alcatraces de tu jardinera? Y cómo es que florearon hasta ahorita? Los míos son amarillos y son unos mamones... Florean cuando se les da la gana. Prefiero el floripondio o la erica, son menos de contentillo.

Idea dijo...

Esas pequeñas cosas que nos rescatan de las urgencias cotidianas, esas que nos dejan sentirnos vivos en medio de las batallas. Darth, en tus palabras siempre se percibe el aroma de lo auténtico. Beso grande.