domingo, 10 de agosto de 2008

Diablos, estoy ebria

Serrat, un Champagne Esteerlin, la lectura de Monsivaís, un salmón a la mantequilla, mis sobrinas francesas, los Juegos Olímpicos, el valle de Méxio nublado...ç

6 comentarios:

Idea dijo...

Ya me parecía a mi que ese compañero que estaba preparando un pescado al horno no sería tan santo!!! Espero que la borrachera sea pasajera y la sonrisa permanente.

Tomate dijo...

Que envidia!!
Y envidia de la mala!!!

cacho de pan dijo...

no es demasiado para un solo cuerpo?
te deseo una gran resaca de felicidad.

cacho de pan dijo...

en estos días la universidad de Monterrey, México, presenta un libro que ilustré profusamente: Dulce como un pepinillo y limpio como un cerdito, con poemas de Carson McCullers...

Walter L. Doti dijo...

Dice mi papá: ¡Qué mal que viven los pobres! :)

Darth Tater dijo...

Qué pena, me disponía a borrar esta entrada pero al ver sus comentarios me arrepentí.
Ya estoy con la resaca, o cruda como decimos en México, qué horror. Nimodo, eso me pasa por mis excesos.
Gracias a todos.