miércoles, 21 de noviembre de 2007

Espejito, espejito...

Así como alguna vez expliqué el título de mi otro blog en un post, ahora en este post quiero explicar el por qué de ese título (cosa que seguro a nadie le interesa, pero que de todos modos voy a explicar, vale?).

Como el otro blog inició como un blog "serio" (¡claro! el primer post fue sobre el por qué de las piernas arqueadas de las japonesas, tema cuantimás serio cuyas repercusiones políticas, económicas y sociales pasarán a la posteridad!), de repente me vi en la necesidad de postear cosas más triviales. Mi otro yo, o más bien, toooooooooda yo, es (soy) tremendamente vanidosa, consumista y clasista (mi parte política me lo reclama, pero nimodo). Así que habia que crear un blog donde pudiera hablar de mi debilidad por las bolsas LV y Gucci, las plumas fuentes y la latería gourmet. Del placer orgásmico que me provoca acariciar mi Gaucho de Dior (es una bolsa, eh?!!!!!), abrir una lata de foie gras d'oie truffé y escribir con mi Diabolo de Cartier en mi cuaderno de hojas de pergamino y pasta de piel... Ese era el propósito de este blog. Ahora, ¿qué nombre se le pone a un blog así? Pues nada más representativo de la vanidad que un espejo... ¡claro, éso es! ¿Qué hay más enigmático que un reflejo en un espejo? Un reflejo que nos muestra cómo nos ven los demás, si estamos lindas o guapos, bien proporcionados o deformes, si el tono de nuestra piel muestra salud y optimismo... Por ejemplo, yo siempre me he sentido como el hombrecillo de Gogol, que vivía a una nariz pegado, pero al verme en el espejo sólo veo una nariz ancha y grande eso sí, pero proporcionada con mi cara, o sea ¡nada que ver! Por otro lado, los espejos pueden ser, como decía Lewis Carroll, puertas a otras dimensiones, o pueden contener, como decía Borges, todo el pasado, presente y futuro concentrado en un punto. Así que, ¿qué cosa más superficial y más profunda al mismo tiempo que un espejo? ¿y qué hay con el espejo de Blancanieves que aunque no sabía mentir, tenía todo el conocimiento del mundo en él... Por éso: "Espejito, espejito..."

4 comentarios:

Mandarina Acida dijo...

jajaja... yo adoro los espejos... aunque hace mucho que no me doy tiempo para contemplarlos.. y contemplarme jajaja
besotes mandarinescos vanidosos

ºÉl (Ricardo Árbol) dijo...

Andas tan a la moda! Eres tan sofistificada, tan de otro nivel.


Cuando encuentre la bruja de mis sueños quiero que sea como tú.

Nefer dijo...

jeje... me encantan los espejos... pero bueno, una disculpa por una larga ausencia en comentarios... paso de nuevo a leerte y agradecer tus visitas a la piramide.
Saludos cordiales!!

La Vampi dijo...

Diooooooooos podrías ser mi mejor amiga sin pedos en la vida... Nadie comprende cómo pude comprarme la bolsa de edición limitada de los Charms de Chanel... Tú sí me entiendes!!